El grito de la lechuza: Exploración del Perfil Criminal, Victimología y Estilo Narrativo de Patricia Highsmith

por | viernes, 3 febrero, 2023 | Crímenes de libro

Desentrañando la oscuridad: un análisis detallado del protagonista y los recursos estilísticos en la obra de Highsmith

Patricia Highsmith es una maestra en el arte de crear personajes complejos y ambientes cargados de tensión. En «El grito de la lechuza», utiliza su habilidad para explorar las profundidades de la mente criminal, desarrollando una narrativa que es a la vez fascinante y perturbadora. Este análisis se enfoca en tres aspectos clave de la obra: el perfil criminal del protagonista, la victimología, y los recursos estilísticos empleados por Highsmith para tejer una historia que mantiene al lector al borde del abismo.

Perfil Criminal de Robert Forester

Robert Forester, el protagonista de «El grito de la lechuza», es un personaje que escapa a las categorizaciones simples. No es un criminal en el sentido tradicional, pero su comportamiento es profundamente inquietante. Tras mudarse a un pequeño pueblo de Pennsylvania para escapar de sus problemas maritales en Nueva York, Robert desarrolla una obsesión con una joven llamada Jenny Thierolf, a quien espía desde la oscuridad. Esta conducta de voyerismo es el primer indicio de su carácter problemático y presagia una espiral de eventos cada vez más oscuros.

Lo que distingue a Robert no es tanto la violencia directa, sino su incapacidad para comprender las consecuencias de sus acciones y su desconexión emocional. Esta desconexión es un rasgo común en muchos perfiles criminales, donde la empatía está notablemente ausente. La justificación interna de Robert para su conducta, su racionalización del espionaje como una forma de buscar paz y orden, refleja una distorsión psicológica que es tanto inquietante como trágica.

«Robert se estremeció al recordar el estado mental en que se encontraba en el mes de septiembre, cuando llegó a Pennsylvania. Estaba deprimido como jamás lo estuvo en su vida, y llegó a creer que las últimas reservas de optimismo y cordura que le quedaban se le escapaban inexorablemente, como se escurren los últimos granos en un reloj de arena.»

Victimología

La victimología en «El grito de la lechuza» es compleja y multifacética. Jenny Thierolf, la víctima principal de la obsesión de Robert, es presentada inicialmente como una figura casi angelical, ajena a la sombra que la acecha. Highsmith la construye como una mujer fuerte y resuelta, pero su vida se ve invadida y alterada irrevocablemente por la presencia de Robert. Este tipo de invasión psicológica y emocional es una forma de victimización que, aunque menos visible que la violencia física, es igualmente devastadora.

Además de Jenny, la novela introduce otros personajes que, de diversas maneras, sufren las consecuencias de la oscuridad que rodea a Robert. Greg Wyncoop, el novio de Jenny, y otros habitantes del pequeño pueblo, todos se ven atrapados en la red de intrigas y malentendidos que se tejen alrededor del protagonista. Esta dispersión de victimización subraya cómo una persona problemática puede afectar a una comunidad entera.

Recursos Estilísticos

Patricia Highsmith utiliza una variedad de recursos estilísticos para construir la atmósfera opresiva y mantener la tensión a lo largo de «El grito de la lechuza».

1. Narración en Tercera Persona Limitada: La perspectiva en tercera persona limitada permite a los lectores adentrarse en la mente de Robert, mientras mantiene suficiente distancia para juzgar sus acciones. Este enfoque narrativo crea una dualidad entre comprensión y desaprobación, lo que añade una capa de complejidad moral a la historia.

2. Descripciones Detalladas: Highsmith emplea descripciones minuciosas para establecer el escenario y reflejar el estado interno de los personajes. Las descripciones de los entornos, desde la casa de Jenny hasta los paisajes de Pennsylvania, están cargadas de simbolismo que refuerza los temas de aislamiento y vigilancia.

3. Diálogo Naturalista: Los diálogos en la novela son realistas y a menudo cargados de subtexto. A través de conversaciones aparentemente triviales, Highsmith revela mucho sobre las tensiones y dinámicas entre los personajes, añadiendo profundidad a la narrativa.

4. Simbolismo y Motivos Recurrentes: Elementos como la lechuza, que da título a la novela, sirven como símbolos de presagio y vigilancia. La lechuza, un ave nocturna que observa en silencio, refleja la propia conducta de Robert y la inevitable caída hacia el caos.

Análisis de un Párrafo: «Anochecía con visible rapidez, como si una marea negra avanzase sobre la tierra. Mientras Robert dejaba atrás los moteles y los puestos de hamburguesas situados al borde de la carretera de Langley, sintió una repulsión casi física a entrar en la ciudad, y meterse en su calle.»

Este párrafo ejemplifica la habilidad de Highsmith para usar el entorno como un reflejo del estado emocional del personaje. La «marea negra» que avanza rápidamente simboliza la oscuridad interna de Robert y su creciente desesperación.

Conclusión

«El grito de la lechuza» es una obra maestra de la tensión psicológica y la exploración de la mente criminal. Patricia Highsmith logra crear un personaje complejo en Robert Forester, cuyas acciones y pensamientos mantienen al lector en un estado constante de inquietud. La victimología de la novela amplía el impacto de las acciones de Robert, mostrando cómo una sola persona puede afectar profundamente a quienes lo rodean. Los recursos estilísticos de Highsmith, desde la narración en tercera persona limitada hasta el simbolismo, contribuyen a una narrativa rica y envolvente que continúa resonando mucho después de la última página.

Jimena Tierra

Jimena Tierra

Jimena tierra es escritora, coach de escritura creativa y terapéutica y gestora cultural. Su última publicación, "La muerte en un naipe" (ed. Alrevés, 2021), se ha llevado como documental a RTVE.
Visita nuestras redes sociales y comparte JIMENA TIERRA