Cuerpos de paz y cocaína

Juan Gabriel Vásquez nos presenta una novela negra pura, intensa, llena de giros impredecibles que obligan al lector a permanecer en una alerta constante a través de escasos personajes y situaciones abiertas a la imaginación de aquel que pasa las páginas. En ellas, el autor perfila la sociedad colombiana amedrentada por el fantasma de Pablo Escobar llenando de droga las calles, dibujando a la perfección el temor que atrapa a sus ciudadanos, dentro y fuera de sus casas.

Vásquez hace uso de la primera persona para poner al lector en la piel del personaje protagonista, el profesor de Derecho Antonio Yammara, ligando con maestría los pensamientos del joven al sádico comportamiento del criminal y político.

El argumento se inicia en los billares, lugar donde Yammara conoce a Ricardo Laverde, una figura cuya muerte supondrá el punto de inflexión de la trama. […«Este hombre no ha sido siempre este hombre», pensé. «Este hombre era otro hombre antes.»], siendo esta frase la que determina el núcleo de la narración: Yammara se obsesionará con el pasado de Laverde e irá en busca de respuestas, exponiéndose de manera magistral la vida de un hombre desorientado y la radiografía de un país de delincuencia expandida. Tal es la precisión de su descripción sociopolítica, que incorpora a la narración el hecho de que el líder del cártel de Medellín tuviera incluso un zoológico, posteriormente abandonado y custodiado por el Ejército.

Asimismo, abordándonos con diferentes temas a medida que se desarrolla la idea, el autor combina una doble historia de amor en tiempos poco propicios, desarrollando un paralelismo entre el trabajo de los voluntarios de los Cuerpos de Paz y el narcotráfico.

Una novela imprescindible que mantiene un suspense brillante, con reflexiones excelentes y un amplio vocabulario, por la que el autor ganó el Premio Alfaguara 2011.

Jimena Tierra

Acerca de Jimena Tierra

Jimena Tierra nació en Madrid, en 1979. Es licenciada en Derecho Fiscal por la UAM y ha desarrollado su pasión por el periodismo literario colaborando durante un amplio período en los espacios culturales de El invierno de las letras, Ihistoriarte, Solo Novela Negra y Todo Literatura. Cultiva relato corto, poesía y novela. Ha sido galardonada en los siguientes certámenes: AVINESA (2013), con Mi marido es perfecto; Ediciones Saldubia (2014), con Escombros; Atrévete a Rimar Aragón con Sueño (2014), con La vida es Aragón, la vida es sueño; Don Manuel (Moralzarzal, 2017), con No fue un verano cualquiera. Asimismo, combina la escritura con la dirección del Grupo Tierra Trivium. Un nuevo modelo joven, comprometido con valores sociales, emprendedor e innovador, que trata de aportar una perspectiva diferente al proceso de edición actual.
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.