Hoy charlamos con… ALMA DIEGO

Detrás de la firma de autor de Alma Diego se encuentra una mujer de profesión y formación periodística que se ha lanzado al escenario de la publicación independiente con “El Diablo en su Escondrijo”, la primera entrega de la trilogía “Perfil Psicópata”. Una obra que propone un doble recorrido, el geográfico, ubicando la trama en diferentes escenarios de la sierra madrileña; el criminológico, exponiendo perfiles inéditos de la mentalidad psicópata. Finalista de Cartagena Negra en su primera convocatoria de relato corto, la aventura novelística de esta nueva autora “El Diablo en su Escondrijo”, se encuentra disponible en Amazon (en sus versiones e-book e impresa), Kobo o Smashwords, entre otras plataformas.

  1. ¿Cuándo supo que quería ser escritora?

Que quiero ser escritora lo tengo claro ahora, una vez que la vida me ha permitido recorrerla por dentro y por fuera, pero sobre todo por dentro, confieso que soy muy aficionada a bucear en la psicología ajena, de la psicología propia paso bastante, de ahí que conserve la cordura (…)

Juan José Millás diferenciaba en “La Mujer Loca”, a los escritores de «la gente que padece escritura» y yo me considero lo segundo, es probable que haya estado toda mi vida tratando de «ser otra cosa», pero finalmente la bestia me ha dado caza.

  1. ¿Recuerda lo primero que escribió? ¿Qué edad tenía?

Lo recuerdo perfectamente porque aún lo guardo. Se trata de un poemita que escribí a los ocho años. Yo no tuve una infancia muy feliz, sufrí acoso por parte de mi profesor de segundo de EGB y sus constantes faltas de respeto hicieron que mis compañeros tampoco me aceptaran. Al repetir curso, di con una maravillosa mujer que detectó mi cualidad para la poesía y ella solita se curró lo que yo veo ahora como una campaña de imagen: todos los viernes me invitaba a escribir una poesía y me acompañaba por las clases a leerla en voz alta, cogida de mi mano. Lo primero que escribí fue uno de estos poemas.

  1. ¿Qué lee una escritora como usted?

Todo lo que puedo. He tenido la suerte de estudiar una licenciatura, Periodismo, que no se concibe sin literatura, la creativa y la gris, eso me ha moldeado el cerebro para vivir leyendo, no entiendo una existencia sin lectura, desde luego no es la mía. Debido al género que escribo, el negro, muchos pueden esperar que les diga que leo sobre todo novela negra, pero no es así en absoluto. Disfruto mucho con el Realismo Mágico, «Cien Años de Soledad» es una de mis «lecturas anclaje», la sobriedad del XIX con autores como Flaubert o la poesía salvaje de Las Flores del Mal de Baudelaire…por supuesto Agatha Christie, y una nueva afición que cultivo desde que empecé a publicar y que no abandonaré nunca –lo prometo- leer a mis «colegas invisibles», escritores que como yo, luchan porque sus obras se lean y conozcan, al margen del pastel enorme que se reparten unos pocos. Les reseño en mi blog elescritordigital.com y en Facebook, es mi granito de arena a su pasión.

  1. ¿Qué libro le gustaría haber escrito?

Si hubiéramos vivido en la misma época, me hubiera planteado demandar a Gustave Flaubert por calcar mi psique en “Madame Bovary”, envidio también la capacidad fantástica de la mente de J.K. Rowling y la puntería de autores actuales como Dolores Redondo…pero seamos serios, no hubiera sido capaz de escribir ninguno de sus libros, tengo claro que nací para leer los suyos y escribir los propios, con sus imperfecciones y aciertos, pero solo estoy entera en las páginas que firmo.

  1. ¿Se siente más cómoda en el género relato, poesía o novela?

Un escritor completo no debe contemplar los géneros como cabañas en las que refugiarse, «yo escribo solo poesía» o «no me siento cómodo con los relatos, la novela, etc», los géneros son etiquetas que ponen los de fuera para poder hablar de nuestro trabajo con cierto orden. Los autores nos sentamos frente a una idea, el embrión de una historia, y la construimos con los materiales que mayor resistencia le dan, a mí de hecho, me divierte transformar la misma historia en relato, luego poesía y si cuento con el tiempo suficiente –que es lo que más te exige- novela. Los trato más como juegos estéticos que como estilos definitorios.

  1. ¿Qué carencias tiene la literatura de suspense contemporánea?

Me siento absolutamente incapaz de detectar carencias en una labor tan magnánima como es la de crear y apostar por lo que se crea. Considero que se debe andar con pies de plomo a la hora de elaborar este tipo de juicios, la crítica a artistas, hay mucho en juego. Prefiero centrarme en lo que creo yo y no buscar faltas en los de alrededor, sé que existe un lector para cada línea, trate de lo que trate o presente la forma que sea, ¿quién soy yo para emitir este tipo de sentencias? Lo único que pido es que se siga haciendo literatura.

  1. ¿Qué piensa acerca del papel de la mujer dentro de la literatura?

Que lo tenemos igual de complicado que en el resto de esferas, jugamos en ese porcentaje de desventaja que nos ha marcado la historia y contra el que tenemos que pelear cada día. En mi caso concreto, más de un consejo he escuchado acerca de “limpiar” mi lenguaje, porque no es lo mismo reproducir “expresiones gruesas” de la calle cuando eres un tío que cuando eres una mujer y además te llamas Alma…el sexo explícito y la violencia no les parece a muchos estar justificado con mi sexo.

  1. ¿Y de la posición del Estado respecto a la cultura?

Que avanza tan cauto que nos da tiempo a los agentes culturales a arruinarnos o rendirnos en el camino. En este país existen derechos que conllevan el pago de impuestos de lujo, la cultura, leer, ir al cine –parece ser que ir al teatro ya no-, se paga como un capricho; mantener a tu perro vivo o sano, también, por lo visto…las acciones orientadas a subsanar estos abusos no parten nunca de medidas estatales, sino de iniciativas particulares de individuos o asociaciones de estos. La cultura sigue siendo el monstruo verde que no conviene que despierte. Pero no es una posición sorpresiva, ¿qué se puede esperar de un Gobierno que aglutina Educación, Cultura y Deporte en la misma cartera?

  1. Háblenos de su último trabajo: El Diablo en su Escondrijo

Es un thriller muy cañero, cuenta una historia ficticia pero absolutamente realista, es decir, no tengo constancia fehaciente de que haya ocurrido, pero nadie me va a quitar de la cabeza que puede estar sucediendo en este mismo momento. La creciente cifra de desaparecidos con la que cuenta este país y los ecos edulcorados de los casos que nos llegan a través de los medios de comunicación: las niñas de Alcaçer, Marta del Castillo, Diana Querr, La Manada… “El Diablo en su Escondrijo” relata una trama posible a todos o cualquiera de estos casos.

  1. ¿Qué escenarios de la sierra madrileña abarca?

Álamos es una pedanía inventada que nace de mis recuerdos de infancia y juventud en Moralzarzal, a la que añado pinceladas paisajísticas y de las costumbres de Pedro Bernardo (situado en la provincia de Ávila). Los personajes se mueven a lo largo de los dos puertos más emblemáticos de la sierra noroeste de Madrid, el Puerto de la Cruz Verde y el Puerto de Galapagar.

  1. ¿Qué significa para usted la literatura?

Como te he comentado antes, la literatura me salvó la vida, me ayudó a que diera el giro preciso en el momento crucial. Gracias a la exposición de mi talento literario, los niños aprendieron a aceptarme, pasé de ser el bicho raro a la niña que escribe y gana concursos. Fue y es mi tabla de salvación.

  1. ¿Se ve escribiendo dramas?

No conozco mayor drama que un crimen.

  1. ¿Para cuándo la siguiente?

“El Diablo en su Escondrijo” es la primera entrega de la trilogía “Perfil Psicópata”, los lectores ya me han hecho saber que no piensan esperar más de un año para leer la segunda parte…y ahora ellos mandan…

Muchas gracias por su participación en el blog cultural El invierno de las letras. Le deseamos éxito en su trayectoria literaria.

Acerca de Jimena Tierra

Jimena Tierra (Madrid, 1979) es escritora y editora del Grupo Tierra Editorial. Licenciada en Derecho por la UAM, se especializó en materia financiera. A lo largo de su trayectoria literaria ha estudiado criminología, así como talleres de género negro impartidos por profesores como Alberto Olmos, María José Codes o Philip Kerr. Es autora de algunos poemas y múltiples relatos cortos, entre los que destaca Escombros, ganador del concurso de Ediciones Saldubia 2014. En el mismo año, fue galardonado su soneto La vida es Aragón. La vida es sueño, obteniendo el premio de lírica en la convocatoria Atrévete a rimar Aragón con... sueño. Ha sido finalista en el certamen Don Manuel de Moralzarzal (2017), ha publicado un libro de relatos negros titulado Conozco tus secretos y ha editado su novela Equinoccio, alcanzando la cuarta edición. En la actualidad, desarrolla su pasión por la escritura conjugando su actividad como gestora cultural y editora.
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.