Entrevista a Jimena Tierra, autora de ‘Equinoccio’

“El escenario de Equinoccio es la España actual y, efectivamente, los protagonistas que actúan en la trama no aceptan la realidad que les somete”.

Por Carmen F. Etreros.

Charlamos esta mañana lluviosa de primeros de noviembre con la escritora Jimena Tierra que acaba de publicar en la editorial Playa de Ákaba su novela Equinoccio. La madrileña Jimena Tierra es licenciada en Derecho y está especializada en materia tributaria. A lo largo de su trayectoria profesional ha trabajado como articulista y ha colaborado en diferentes medios culturales.  Equinoccio narra la enigmática historia de dos personajes solitarios que sobreviven en mundos paralelos, y que verán sus caminos entrelazados a raíz del suicidio de un estudiante.

P. ¿Cómo surge la idea de tu novela Equinoccio?

R. Hasta los dieciséis años estudié en un colegio de monjas femenino, el Santa Francisca Javier Cabrini. Siempre me habían interesado los relatos centrados en crisis existenciales, pero podemos decir que la idea cobra forma concreta a raíz de estudiar la carrera de Derecho e interesarme por la criminología. Me entusiasmaba recortar artículos de periódico con noticias de diferentes delitos, aventurarme a determinarles las condenas que les impondría con el código penal e indagar sobre su resultado. Dentro de las muchas noticias, una de las más impactantes para mí fue el desmantelamiento por la policía de una secta autodestructiva que tenía previsto el suicidio de treinta de sus integrantes. Se llamaba la Orden del Templo Solar, operaba en Canarias y sucedió hacia 1998. Me pareció una idea muy sugestiva escudriñar sobre el proceso a través del cual una persona puede inducir a otra a su destrucción sin otra medida coercitiva que su propia capacidad de liderazgo.

P. ¿Dónde se desarrolla el mundo de Equinoccio? ¿Cómo es ese inframundo de personajes oscuros llevados al límite de su inconformismo?

R. El escenario de Equinoccio es la España actual y, efectivamente, los protagonistas que actúan en la trama no aceptan la realidad que les somete.

De un lado tenemos a Eduardo Yuste, un estudiante de oposiciones a judicatura que trata de cumplir las expectativas de su padre muerto intentando llegar a ser alguien importante en la vida, pero que en su fuero interno anhela salir de su zona de confort y cambiar su rumbo. Esta es una oportunidad que le sirve en bandeja un grupo de amigos algo excéntricos que acaba de conocer. La portada de la novela refleja el personaje de Eduardo mirando por la ventana, siempre buscando afuera algo distinto de los libros que demarcan su habitación y en la que no hay más que vacío.

De otro, tenemos a Anastasio Rojo, un ex detective en horas bajas que recibe el encargo de indagar los motivos por los que un estudiante se ha suicidado y que decide aceptar el encargo saliendo de su burbuja y enfrentándose a sus inseguridades porque, en el fondo, necesita volver a retomar las riendas de su vida y hacer lo que verdaderamente le convierte en un hombre realizado: investigar.

P. ¿Qué nos puedes contar del protagonista Eduardo Yuste?

R. Eduardo es un tipo introvertido, asocial. No encaja con su generación, de hecho los estudiantes le apodan El hurón porque siempre anda metido en su madriguera. Vive con su madre y, desde la muerte de su padre, les cuesta trabajo salir adelante económicamente. Ella es quien se encarga de trabajar, de las tareas de la casa, facilitándole su único cometido: estudiar.

Eduardo conoce un grupo de amigos que le hace sentir importante, lo que le introduce en un constante conflicto interno porque, de un lado, sabe que tiene que dedicarle muchas horas a su oposición, pero de otro tiene la sensación de que no se debe perder todo lo que ellos pueden aportarle y que le resulta tan interesante como atrayente.

P. ¿Y de Anastasio Rojo?

R. Rojo es el antihéroe por excelencia. Alcohólico y depresivo, es flagelado constantemente por un sentido de culpabilidad que no le permite seguir hacia delante a pesar de su terapia y medicación.

En uno de sus casos perdió un ojo y le costaba trabajo adaptarse a la vida cotidiana, de modo que permitió que fuera Sonia, su hija y compañera, quien se encargase del trabajo de campo. Su impulsividad e inexperiencia desencadenan su asesinato, y es algo que el detective no ha podido superar.

A ello se suma que ni la policía ni él han conseguido dar con el responsable, lo que le supone una doble frustración, tanto personal como profesional.

P. ¿Cómo decidiste comenzar a escribir?

R. Llevo escribiendo desde que tengo uso de razón. Toda la familia por parte de mi madre ha estado relacionada con el arte de un modo u otro. Mi tatarabuela, Matilde Ruiz Lanuza, era conocida como la “ilustre decana de las actrices españolas”. Mis tíos y primos, pintores y caricaturistas. De hecho la portada de Equinoccio se la debo a mi hermano.

Sin embargo, es a mi abuelo a quien verdaderamente le debo mi amor por la literatura. Francisco Gutiérrez era un célebre apuntador de los años ’20, además de ensayista, dramaturgo y poeta. Crecí escuchando hablar en mi casa de Enrique Jardiel Poncela o Carlos Llopis como amigos de la familia y no solo como autores a estudiar como parte de un compendio literario. Siempre quise seguir sus pasos, admiraba la cultura que irradiaba, su desbordada creatividad y portentosa memoria.

Lamentablemente, mi yayo Paquito murió de alzhéimer, algo que marcó un antes y un después en mi vida personal y literaria.

P. ¿Cuáles son tus planes de futuro?

R. Gracias a mi editorial, Playa de Ákaba, que creyó en mí desde el primer momento, he tenido la posibilidad de dar a conocer la historia y he de decir que Equinoccio está teniendo muy buena aceptación dentro de los lectores (algo de lo que estoy muy satisfecha, como es natural). En muy breve espacio de tiempo hemos acabado la primera edición y el proyecto es su máxima divulgación, primero por Madrid y posteriormente por toda España. De momento tengo concertadas presentaciones para el día 18 de noviembre en Cerceda, el 10 de diciembre en el Café Gijón y el 14 de enero en la librería Bravo (Fuenlabrada), que iré publicando en las redes sociales y a través de mi web www.jimenatierra.com. Por supuesto, estáis todos invitados.

 

Acerca de Jimena Tierra

Jimena Tierra (Madrid, 1979) es escritora y editora del Grupo Tierra Editorial. Licenciada en Derecho por la UAM, se especializó en materia financiera. A lo largo de su trayectoria literaria ha estudiado criminología, así como talleres de género negro impartidos por profesores como Alberto Olmos, María José Codes o Philip Kerr. Es autora de algunos poemas y múltiples relatos cortos, entre los que destaca Escombros, ganador del concurso de Ediciones Saldubia 2014. En el mismo año, fue galardonado su soneto La vida es Aragón. La vida es sueño, obteniendo el premio de lírica en la convocatoria Atrévete a rimar Aragón con... sueño. Ha sido finalista en el certamen Don Manuel de Moralzarzal (2017), ha publicado un libro de relatos negros titulado Conozco tus secretos y ha editado su novela Equinoccio, alcanzando la cuarta edición. En la actualidad, desarrolla su pasión por la escritura conjugando su actividad como gestora cultural y editora.
Esta entrada fue publicada en Presentaciones Literarias. Guarda el enlace permanente.