Bulgákov, un escritor ruso en tratos con Satán

BULGÁKOV, UN ESCRITOR RUSO EN TRATOS CON SATÁN

Una de las grandes figuras literarias ucranianas de este siglo es Mijaíl Bulgákov, autor cuyo trabajo pasó de ser censurado en actos como la Feria del Libro moscovita de 1977 a servir de base satírica a escritores de la talla de Ignacio Vidal-Folch en obras como Contramundo,  editada en 2006.

Recientemente el Reino Unido ha adaptado a la pequeña pantalla en forma de miniserie una de las obras autografiadas del escritor: Notas de un joven médico, protagonizada por Daniel Radcliffe. Una historia que, para sorpresa de los rusos, ha captado la atención internacional, incluyendo a España de la mano de Wuaki.tv.

¿Quién fue Mijail Bulgakov?

El autor que presentamos en este artículo (1891 – 1940), al igual que Antón Chéjov, era médico. Durante un tiempo se dedicó a curar enfermos de forma benéfica y al estallido de la Primera Guerra Mundial se ofreció como voluntario en la Cruz Roja, donde le destinaron al frente. A causa de sus heridas de guerra y, para paliar su dolor crónico, se hizo adicto a la morfina hasta 1918 en que decidió dejar de administrársela. Su libro titulado Morfina(1926), va testimonio del estado del escritor durante aquellos años.

En 1919 dejaría la medicina para dedicarse a la literatura, convirtiéndose en un dramaturgo y narrador soviético de enorme éxito que empleaba su talento para manifestar su postura en contra del régimen estalinista. La policía secreta tenía un expediente bastante abultado de sus actividades, tanto intelectuales como humanas, y en 1929 se prohibieron todas sus obras.

Posteriormente escribió una carta a Stalin solicitando permiso para emigrar de la Unión Soviética si es que ésta se negaba a valorarlo como escritor. Como respuesta recibió una llamada personal del propio Stalin pidiéndole explicaciones acerca de su petición. El escritor no se atrevió a reiterar su idea en aquel momento y se limitó a insistir en que un escritor no puede vivir lejos de su patria.

Stalin le premió aparentemente con un puesto en el teatro de Moscú, llegando a estrenar allí algunas de sus obras. En paralelo, Bulgákov tuvo que soportar un constante acoso por parte del KGB, que llegó a registrar su domicilio y a detenerle en más de una ocasión.

El autor murió a causa de un problema renal hereditario y fue enterrado en el cementerio moscovita de Novodevichy.


¿Qué supone El maestro y Margarita?

«Si algún escritor intentara demostrar que la libertad no le es necesaria, se asemejaría a un pez que asegurara públicamente que el agua no le es imprescindible», Mijaíl Bulgákov.

Se trata de la excentricidad llevada al límite, una novela surrealista y cristiana en la Rusia de Stalin. El maestro y Margarita es también una fiesta de la imaginación y un supremo ejemplo de voluntad creadora, es un triunfo al margen del llamado Realismo Socialista, una corriente estética cuyo propósito era expandir el conocimiento de los problemas sociales y las vivencias de los hombres por medio del arte, pero que no era otra cosa que la instrumentación política y servil de la literatura para enmascarar la dictadura y el crimen.

Bulgákov la escribió y reescribió incansablemente hasta su muerte, luchando contra la pobreza, el anonimato y la tiranía. La novela tendría que esperar a ser publicada en la URSS a 1966, una vez muerto Stalin y descubiertas las atrocidades del dictador, momento en el cual la figura de este escritor fue revalorizada.

Se distinguen tres historias dentro de la novela: la primera se centra en la aparición del diablo y su extravagante séquito en Moscú, que culmina en una gran velada de magia que subvierte estrepitosamente los fundamentos y valores de la vida moscovita; la segunda narra la historia de amor entre un escritor al que se ha boicoteado su novela –el maestro– y una mujer casada –Margarita–.La tercera es la historia de Poncio Pilatos en los días del prendimiento y crucifixión de Cristo.

Decía Donald Fanger -autor de La agonía y el éxtasis-, que llevándolo al terreno de la ópera, El maestro y Margarita se distribuiría de la siguiente manera: el desaguisado que organiza el diablo y sus compinches en Moscú sería una ópera bufa; la historia entre el maestro y Margarita, una ópera lírica; el relato de la soledad de Poncio Pilatos, una ópera épica.

«Una de las grandes novelas del siglo. Un texto libérrimo, que escapa por todas sus costuras, una rebelión de la imaginación frente al corsé estalinista, un desafío”, Marcos Ordoñez (Babelia)

El autor se sirve del diablo y de su banda como medio para poner en ridículo al asfixiante aparato administrativo y social de la burocracia comunista a través de una narrativa brillante que combina diferentes estilos con una narrativa brillante. Los capítulos de Moscú, que afectan al mundo más real e inmediato, están escritos con un ritmo más vivo y un tono como de farsa, mientras que los capítulos de Jerusalén están escritos en un estilo hiperrealista.

El tono de la narración cambia libremente de la jerga de los burócratas soviéticos al impacto visual del cine negro, de sarcástico a inexpresivo o lírico, según mandan las escenas. A veces la presentación se realiza desde la perspectiva de una voz omnisciente, a veces como si el lector fuera parte de la escena. Decenas de personajes están en el centro de las escenas en diferentes ocasiones (un reconocimiento al espíritu colectivo ruso que agradaría a Tolstoi), y las figuras son memorables por su significado más que por el lugar que ocupan en la novela. Es vertiginosa y desvergonzadamente escénica. Incluso llega a emplear algunos elementos de horror macabro.

 ¿Sabías que…?

Symphaty for the devil, uno de los clásicos imprescindibles de los Rolling Stones, está basado en la novela El maestro y Margarita.

El libro quedó inconcluso y los capítulos finales son borradores que Bulgákov añadió tras el manuscrito original. Esta peculiaridad apenas puede ser percibida por el lector ocasional, excepto quizá en el último capítulo de todos, que se lee como notas sobre el modo en que los principales personajes vivían en la imaginación del autor.

El viejo apartamento de Bulgákov en el que se sitúan partes de la novela se ha convertido en un objetivo de grupos satánicos moscovitas y de admiradores del autor desde los años ochenta, por lo que ha sufrido varios tipos de graffitti. Los habitantes del edificio, en su lucha contra estos grupos están intentando convertir el apartamento en un museo sobre la vida y obra de Bulgákov, aunque no han tenido éxito en la tarea de encontrar al anónimo propietario del mismo.

 “Todas mis obras están prohibidas, no imprimen ninguna de mis líneas, no tengo ningún trabajo preparado, no me llega ni un kópek de mis honorarios de autor, ninguna institución ni ninguna persona contesta a mis solicitudes, todo lo que he escrito durante diez años en la Unión Soviética ha sido destruido. Lo único que queda por destruir soy yo mismo”.  Carta al escritor y dramaturgo Maxim Gorki.

Acerca de Jimena Tierra

Jimena Tierra (Madrid, 1979) es escritora y editora del Grupo Tierra Editorial. Licenciada en Derecho por la UAM, se especializó en materia financiera. A lo largo de su trayectoria literaria ha estudiado criminología, así como talleres de género negro impartidos por profesores como Alberto Olmos, María José Codes o Philip Kerr. Es autora de algunos poemas y múltiples relatos cortos, entre los que destaca Escombros, ganador del concurso de Ediciones Saldubia 2014. En el mismo año, fue galardonado su soneto La vida es Aragón. La vida es sueño, obteniendo el premio de lírica en la convocatoria Atrévete a rimar Aragón con... sueño. Ha sido finalista en el certamen Don Manuel de Moralzarzal (2017), ha publicado un libro de relatos negros titulado Conozco tus secretos y ha editado su novela Equinoccio, alcanzando la cuarta edición. En la actualidad, desarrolla su pasión por la escritura conjugando su actividad como gestora cultural y editora.
Esta entrada fue publicada en Ihistoriarte. Guarda el enlace permanente.