8 de marzo, día de la mujer

Me llamo Jimena Tierra, aunque este no es mi nombre real. En la actualidad una mujer puede adoptar un pseudónimo para diferenciar su creatividad de otras actividades, como escudo protector o, simplemente, por mero capricho. Sin embargo, esto no siempre ha sido así. Hubo una época en que las mujeres, para dar a conocer sus ideas, se veían obligadas a adoptar nombres masculinos con objeto de no crear suspicacias a su alrededor ya que, una mujer que pensase, era peligrosa. Por mencionar algunos ejemplos, es el caso de las hermanas Brönte, autoras de textos maravillosos como ‘Cumbres Borrascosas’ o ‘Jane Eyre’ (Acton, Currer y Ellis Bell), Cecillia Böhl de Faber (Fernán Caballero), escritora de la obra costumbrista ‘La Gaviota’ o Karen Blixen (Isak Dinesen), creadora de ‘Memorias de África’.

Y, aunque la mujer ha avanzado bastante terreno, a pasos lentos y muy sacrificados, en el siglo XXI aún nos queda mucho camino por recorrer: de ciento trece Premios Nobel De Literatura que se han entregado en estos casi ciento veinte años transcurridos desde su nacimiento, únicamente catorce son las mujeres que lo han ganado (Gabriela Mistral, Pearl S. Buck, etc.); respecto a treinta y seis hombres a los que se ha otorgado el título de Doctor de la Iglesia, solamente cuatro mujeres lo han recibido (Santa Teresa de Jesús, entre otras); y, en la Real Academia Española, actualmente de cuarenta y cuatro miembros solo ocho académicas ocupan sus asientos (Clara Janés, Carmen Riera, etc.), habiendo dejando fuera a lo largo de la historia, a mi juicio, a ejemplos modélicos como María Moliner (su diccionario) o Emilia Pardo Bazán (Los Pazos de Ulloa).

Dejo esto a modo de reflexión.

Acerca de Jimena Tierra

Jimena Tierra (Madrid 1979) es una escritora licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid, especialista en materia financiera. A lo largo de su trayectoria literaria ha realizado asignaturas de criminología, así como varios talleres de escritura creativa y género negro, impartidos por profesores como Alberto Olmos, María José Codes o Philip Kerr. Es autora de algunos poemas y múltiples relatos cortos, entre los que destaca Escombros, ganador del concurso de Ediciones Saldubia 2014, que fue incluido en una antología. En el mismo año, fue galardonado su soneto La vida es Aragón. La vida es sueño, obteniendo el premio de lírica en la convocatoria Atrévete a rimar Aragón con... sueño. Por medio de la editorial Playa de Ákaba, ha participado en el libro de entrevistas Hablar de libros es bueno y ha publicado su novela negra Equinoccio, llegando a convertirse en libro de éxito durante los tres primeros meses desde su presentación en octubre del 2016. Amante de los servicios editoriales, en la actualidad combina la escritura creativa con la actividad de gestora cultural.
Esta entrada fue publicada en Artículos de opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s